Trucos sencillísimos para que florezcan tus plantas de jazmín de interior

look after jasmine blog title

4 min de lecturaEl jazmín es una planta que combina un poco de todo. Además de por su elegancia y su maravilloso olor, el jazmín es una bella flor digna de admirar. Al jazmín le encanta crecer al aire libre, aunque eso no quiere decir que no puedas disfrutarla como planta de interior. Eso sí, conviene tener en cuenta una serie de trucos cuando se trata de cuidar una planta de jazmín de interior.

Elige la planta de jazmín adecuada

Debido a su naturaleza trepadora, la mayoría de jazmines necesitan una estructura de soporte tipo enrejado para crecer, al contrario que otras plantas de interior, las cuales crecen en total libertad. En cualquier caso, existen diferentes variedades de jazmín, aunque solo unas cuantas florecen con facilidad en zonas de interior. Por suerte, las plantas de jazmín necesitan más o menos el mismo mantenimiento que cualquier otra planta y no necesita cuidados especiales.

Estas son nuestras principales recomendaciones para elegir tu planta de jazmín de interior:

    • Jasminum polyanthum También conocido como jazmín rosado o jazmín blanco, destaca por su crecimiento rápido y su profunda fragancia. Lo único que debes tener en cuenta es que se trata de una planta a la que le encanta trepar (llegan a cubrir fachadas enteras), así que procura podarla un poco más de lo habitual.
    • Jasminum sambac – Se trata de una variedad de fragancia profunda, conocida como jazmín de Arabia. Usada para hacer té, es perfecta como planta de interior, principalmente porque tiende a trepar menos que el jazmín blanco.
    • Jasminum officinale – Se le conoce como jazmín común o jazmín del poeta y se trata de otra buena opción como planta de interior por su profusa floración.
    • Stephanotis floribunda Aunque estrictamente no forma parte de la familia del jazmín, se le conoce como jazmín de Madagascar, debido a su fragancia exótica y el color blanco de sus flores.

juego de té y jazmín

Colocación y sustrato

Puedes plantar el jazmín en un tiesto normal y corriente o, si te apetece algo más extravagante, en una canasta colgante, con sustrato normal o a base de mezcla de cortezas. Por otro lado, las plantas de jazmín necesitan mucha luz (al menos, 6 horas diarias), así que deben recibir tanta luz como sea posible. La estancia donde ubiques las plantas de jazmín debe estar bien iluminada, procurando que reciban una cantidad abundante de luz durante los meses de primavera y verano.

También es de vital importancia evitar que se sequen durante el invierno debido a la acción de los radiadores o la calefacción central. Colocar las plantas de jazmín en una zona bien ventilada es la mejor forma de prevenir enfermedades provocadas por el efecto de la calefacción y el aire acondicionado.

Agua y nutrientes

A las plantas de jazmín les gusta la humedad, pero no demasiada. Necesitan riego periódico, pero es recomendable dejar que el sustrato se seque un poco antes de regar (la tierra debe estar húmeda, pero nunca empapada). Como ocurre con la mayoría de las plantas, no es necesario que las riegues tan a menudo durante los meses de invierno.

El jazmín es una planta que no necesita demasiado fertilizante, pero si la alimentas con regularidad, usa abonos de interior suaves y solo durante la temporada de crecimiento (en primavera y verano). La aplicación excesiva de fertilizantes puede estresar a las plantas, provocando una floración demasiado prolongada.

Aceites y plantas de interior de jazmín de Madagascar sobre mesa de madera

No dejes que crezca demasiado, ni muy rápido

Trasplantar el jazmín suele ser necesario para que alcancen un tamaño apropiado, aunque no hay que abusar, ya que podría crecer sin control alguno. Recuerda que el jazmín tiende a trepar por naturaleza, así que es preferible dejarla crecer a su ritmo, pero de forma gradual .

Intenta trasplantar el jazmín anualmente, usando un tiesto más grande cada año, preferiblemente durante la primavera, coincidiendo con su ciclo de crecimiento natural. Asimismo, podar la planta es una excelente idea para ayudarla a mantener su forma al final de su ciclo de crecimiento.

El jazmín puede ser de naturaleza salvaje, pero es fácilmente domesticable procurándole los cuidados oportunos. El resultado merece la pena, permitiéndote disfrutar de la belleza natural del jazmín durante todo el año, así como de su fragancia.

Dale un toque de frescura a tu hogar o sorprende a alguien especial con una planta exótica gracias al servicio de envío de plantas de FloraQueen. Dale verdor a tus celebraciones con plantas sorprendentes.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *