Pasteles con flores

2 min de lectura

A pesar de que nos pueda parecer que las flores solamente sirven para adornar nuestras ventanas y/o jardines (además de los parques y espacios públicos) lo cierto es que éstas pueden tener multitud de funciones ya que además de ayudar a cuidar nuestro cutis mejoran el sabor de muchos de los platos que comemos, limpian el aire de impurezas evitando que tengamos dolores de cabeza con frecuencia, ahuyentan a insectos con su aroma embriagador a la vez que delicioso y ayudan a demostrar cariño, comprensión y sobretodo alegría en todo tipo de momentos.

floresSi nos gustan las flores y además somos de esas personas que matarían por un bocado de pastel, venderían su brazo izquierdo por una chocolatina o trabajarían 48 horas seguidas por una bolsa de chucherías somos afortunados ya que el mundo de las flores y los dulces es perfectamente compatible y gracias a la evolución de la cocina y los tratamientos naturales que se hacen sobre las flores podemos comernos muchas de éstas sin miedo a que nos sienten mal.

Enumeramos algunas de las formas que tenemos para poder disfrutar de un pastel decorado o formado por flores.

– Por un lado podemos utilizar flores caramelizadas, para la cual cosa solo necesitaremos flores comestibles y el pastel que más nos guste. Una vez las hayamos pasado por azúcar y agua las podremos unir a nuestro manjar y disfrutar.

– Por otro lado podemos comprar tartas decoradas con flores de azúcar (no son naturales pero al tener la forma e incluso el olor de éstas el resultado puede ser muy parecido). Y es que éstas flores dulces suelen ser la parte favorita de muchos a la hora de comer un pastel (suelen ser duritas y una vez las probamos se deshacen lentamente en nuestra boca).

READ  Regalos “hazlo tú mismo” que causarán sensación

– También podemos dejar a un lado el dulce y escoger un pastel hecho íntegramente con flores naturales de forma que sirva como un ramo de éstas pero con una forma mucho más original y divertida. Sin duda es una opción mucho más natural y sobretodo saludable para nuestra dieta.

Y es que si podemos unir (aunque sea solamente de manera estética) el mundo de las flores con el de los dulces ¿qué más podemos pedir?. Seguro que la mayoría de nosotros seremos los más felices del mundo si un día llaman a nuestra puerta y un mensajero nos da un bonito ramo de flores y una caja de bombones o dulces varios. Las estadísticas no mienten y la mayoría de la población es golosa y amiga de las flores así que, ¿por que resistirse a la evidencia y hacer caso de dietas absurdas que solo sirven para hacernos tener peor humor?.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *