San Valentín

Pero, ¿y quién es el tal Valentín?

9 febrero, 2011
2 min de lectura

Se piensa que el día de San Valentín proviene de la fiesta romana de las Lupercales, un día en el que los adolescentes echaban a suertes los nombres de las chicas del barrio. Cada uno podía escoger un sólo nombre puesto que, aparentemente, la idea era compartir momentos desenfrenados con ella. Como es de esperarse, ocurrió lo que ocurriría hoy en día: el papa condenó este tipo de celebraciones. Entonces, la Iglesia decidió nombrar ese día como día San Valentín que, además de ser el santo patrón de los enamorados y de los apicultores, lo que resulta un poco irónico si tomamos en cuenta que las abejas se reproducen rápido y en grandes cantidades, también es el defensor de los matrimonios. ¡Se puede decir que la respuesta de la Iglesia fue eficaz!

 

La tradición de celebrar el día de San Valentín volvió a Europa pasando por los Estados Unidos, donde la fiesta adquirió una dimensión comercial. Y así fue que, de pronto, los europeos redescubrieron la idea de enviar flores al ser amado en febrero. Actualmente, el envío de flores no está reservado a los hombres, y los regalos son más variados. El día de San Valentín también es una ocasión ideal para enviar una tarjeta de afecto a tu mejor amigo o invitar a cenar a tu dulce abuela.

 

Es un día especial para expresar todo tipo de amor, y para ello no necesitas estar en pareja. ¡Si no recibes flores ni regalos puedes aprovechar para consentirte como mereces! Prepárate un desayuno copioso, obséquiate un alegre ramo de flores primaveral o cocínate algo espectacular con postre incluido… ¡sin olvidar los chocolates! Después de todo, primero hay que quererse a sí mismo para que los demás puedan hacerlo. Y, ¿por qué no te animas a invitar a ese guapo vecino de la planta de arriba a una rica cena casera? Claro, no lo digo por mí (si vieras a mi vecino…). Pero, en general, es una buena idea. Y si no te sientes muy a gusto como anfitrión, puedes hacer un enorme postre y llevárselo a su casa. Tal vez y hasta se llame Valentín… De acuerdo, tal vez no. Igual no pasa nada, lo importante es conocerse y aumentar las posibilidades de pasarla juntos el próximo día de San Valentín.

You Might Also Like