Día de la Madre

Origen del Día de la Madre. ¿Por qué regalamos flores?

4 febrero, 2020
Flores para el Día de la Madre
4 min de lectura

Probablemente “mamá” fue una de las primeras palabras que pronunciaste. También una de las que más hayas repetido, por miles de motivos diferentes. Y es que pocas personas pueden ocupar un lugar tan especial en nuestra vida como el de una madre.

Por eso el Día de la Madre es una oportunidad de oro para tener un detalle con ella y darle las gracias por haber estado siempre ahí, en lo bueno y en lo malo.

Seguro que ya has celebrado el Día de la Madre más de una vez ¿Pero sabes de dónde procede esta bonita tradición?

Te lo contamos en este artículo :) 

El origen del Día de la Madre

¿Sabías que en la Edad Antigua ya se celebraba a las madres? A la diosa Iris se la conocía como la Gran Diosa Madre en la mitología egipcia, y era objeto de culto por su poder asociado a la fertilidad. 

Esta creencia llegó hasta las civilizaciones griega y romana, que también adoraban a sus propias deidades. Los griegos veneraban a Rhea como la madre de todos los dioses del Olimpo, mientras que los romanos organizaban cada año una celebración conocida como la Hilaria, durante la cual realizaban ofrendas a la Diosa Madre Cibeles en su templo. 

La religión católica heredó estas tradiciones y las transformó para distinguir a la Virgen María como madre de toda la cristiandad. Así, se decidió que el 8 de diciembre (día de la Inmaculada Concepción) se aprovechara para celebrar también el Día de la Madre.

El concepto más contemporáneo de esta fiesta, sin embargo, lo encontramos en Estados Unidos ya en el siglo XX,  y se lo debemos principalmente a dos mujeres. 

La primera fue Julia Ward Howe, quien organizó manifestaciones pacíficas donde participaron muchas madres que habían perdido a sus hijos en la guerra de Secesión. La poeta y activista propuso establecer un día especial para reconciliar a las madres con el conflicto.

Ann Jarvis, una activista por la paz que cuidó de soldados heridos durante la Guerra Civil Americana, se vio inspirada por Howe y comenzó a organizar reuniones de madres donde discutían temas de actualidad. Su intención era celebrar la existencia de las madres, rendirles homenaje y, al mismo tiempo, luchar por los derechos de la mujer.

Cuando Ann falleció, su hija comenzó a organizar cada segundo domingo de mayo un Día de la Madre para conmemorarla. Unos años después organizó una campaña a mayor escala a favor de este día, y tuvo tanta repercusión que consiguió extender esta celebración por todo Estados Unidos, llegando incluso a reconocer la fecha de forma oficial en 1914.

¿Cuándo se celebra el Día de la Madre en el mundo?

El Día de la Madre es una tradición anual que se celebra por todo el mundo, aunque en fechas diferentes dependiendo del país.

El segundo domingo de mayo, por ejemplo, es el día en el que países como Italia, Alemania o Estados Unidos celebran a sus madres. En Polonia tiene lugar el día 26 de mayo, y en Francia el último domingo del mes.

Aunque el Día de la Madre se celebra en España el primer domingo del mes de mayo, esto no fue siempre así. Como hemos comentado antes, durante el siglo XIX el Día de la Madre se celebraba el 8 de diciembre, fecha dedicada a la Inmaculada Concepción.

Durante los años sesenta, sin embargo, algunas cadenas de grandes almacenes recibieron la influencia de las tradiciones extranjeras, que celebraban este día el primer domingo de mayo. Las dos fechas convivieron un tiempo, hasta que las autoridades eclesiásticas también decidieron celebrar el Día de la Madre en mayo, ya que era el mes consagrado a la Virgen.

¿Por qué regalamos flores en el Día de la Madre?

Aunque la fecha en la que se celebra el Día de la Madre cambie según el país, las costumbres y tradiciones son similares en todo el mundo: en este día tan especial el objetivo es hacer que nuestras madres se sientan únicas y queridas. Y para conseguirlo, lo más habitual es regalarle flores.

Se dice que esta tradición procede del catolicismo europeo, donde cada cuarto domingo de Pascua se aprovechaba la llegada de la primavera para honrar con flores a la Virgen como forma de respeto y agradecimiento. Esta tradición se extendió tanto que empezó a normalizarse que los hijos regalaran flores a sus propias madres para demostrarles su afecto.

Seas o no de seguir las tradiciones, lo cierto es que las flores  son una manera perfecta de llegar al corazón de una madre y emocionarla. Pueden parecer un detalle típico, pero pocos regalos pueden ayudarnos tanto a transmitir nuestros sentimientos como las flores.

Si quieres celebrar este día tan especial ¡visita nuestro catálogo del Día de la Madre e inspírate! Hemos elegido las mejores flores de temporada y preparado nuevos productos para que encuentres el regalo perfecto.

Lo celebres como lo celebres, no dejes pasar la oportunidad de disfrutar de tu madre y recordarle cuánto la quieres. 

You Might Also Like