Manualidades

Cuadro decorado con flores

25 julio, 2013
2 min de lectura

Para muchas personas la decoración y la puesta a punto de su vivienda es un tema esencial y de vital importancia ya que les encanta que sus visitas (y ellos mismos) disfruten de la organización de los muebles, los elementos decorativos y las flores que se encuentran en la vivienda y por tanto se sienta un clima mucho más agradable y distendido.

Si somos de esos a los que les encanta el mundo de la decoración, las manualidades y nos encantan las plantas y las flores podemos mezclar estos tres elementos y hacer un bonito espejo o cuadro que además de decorar uno de los rincones de nuestro hogar sirva para que éste huela bien gracias a la fragancia de los pétalos que utilizaremos.

Para hacer nuestro espejo con flores solo tenemos que adquirir uno en cualquier bazar o tienda de decoración (dependiendo del estilo y tamaño del que lo queramos), comprar un par de telas, fieltro o terciopelo que sirvan como marco al espejo y adquirir las tres o cuatro flores que más nos gusten (si las utilizamos enteras mejor que sean artificiales y si por el contrario solo queremos los pétalos podemos usarlos naturales y secarlos con un poquito de laca para que no se pudran y por tanto fastidien nuestra manualidad).

flores

El proceso es muy sencillo ya que solo tenemos que enganchar con un poquito de cola los trozos de tela (escogidos del material y color que más nos guste) en los laterales del espejo de forma que creemos un marco  (hay que pensar que contra más anchos sean los trozos más pequeña será la parte de espejo aunque lo podemos recortar con forma de triangulitos, ondas, etc.).

El siguiente paso será enganchar en el trozo de tela utilizado las flores o pétalos que hemos decidido utilizar (si usamos flores enteras hay que tener cuidado a la hora de poner el pegamento en el tallo ya que si este es muy fino puede hacer que la cola se vea y por tanto, una de las opciones que tenemos es enganchar la flor tan solo por la parte de arriba de forma que el tallo quede suelto).

El último paso que podemos hacer (sobre todo si las flores son artificiales o están secadas) es echarle un poquito de colonia para que de esta forma desprendan un ligero aroma que nos llegue cada vez que nos miramos al espejo.

Y es que con tan solo unos minutos de nuestro tiempo, unas bonitas flores y unos pocos euros hemos conseguido hacer un bonito y sobretodo original espejo que hará las delicias de nuestras visitas y de nosotros mismos cada vez que nos miremos y recordemos que hemos sido nosotros quienes lo han hecho.

You Might Also Like