Todo lo que necesitas saber sobre la flor del lirio

6 min de lecturaLos lirios son flores fascinantes que ocupan un lugar destacado en numerosas culturas del mundo. Se han utilizado como símbolos en obras de literatura y cuentan con un significado histórico. Son una de las flores más icónicas en el mundo, y una opción perfecta si estás pensando qué plantar en tu jardín.

Si ahora te estás planteando qué flor elegir, o simplemente te gustaría saber más sobre los lirios, sigue leyendo para aprender todo lo que necesitas sobre esta flor.

Descripción breve de los lirios

Los lirios son flores únicas que florecen durante el verano. Los pétalos se extienden a partir de su centro en una explosión de color y alegría. Existe una gran variedad de lirios, con sus colores característicos. Algunos de los más populares son los lirios asiáticos, los trompeta y los orientales. Si quieres que tus lirios florezcan en un momento específico del verano, es importante que escojas bien la variedad de lirio que vas a comprar. 

Aunque los lirios son flores preciosas por naturaleza, pueden ser muy dañinas para las mascotas. Si estás pensando en comprar esta flor, asegúrate de que las mascotas, en especial los gatos, no se comen esta planta. Por otra parte, si no es algo que te incomode, los lirios atraen mariposas a menudo, creando un ambiente veraniego encantador.

La simbología de los lirios

Los lirios pueden simbolizar varias cosas, como muchas otras flores. En general, representan admiración y pureza. Aunque esta sea la asociación más común, su simbolismo varía según la cultura. Por ejemplo, gracias a la mitología griega los lirios han llegado a relacionarse con la maternidad y el renacimiento. Los cristianos asocian la flor del lirio a la Virgen María. En la cultura china, los lirios son portadores de buena suerte y se utilizan en las bodas, ya que simbolizan cien años de amor.

Además de cambiar según la cultura, el significado de los lirios también varía según el color. Los lirios blancos simbolizan la pureza, mientras que los lirios rojos representan la pasión. Los lirios rosas se atribuyen a la prosperidad y los lirios naranjas encarnan la confianza y la riqueza. Como ves, hay una gran variedad de colores donde elegir y que quedarán perfectos en tu jardín. Y, teniendo en cuenta su simbología, siempre podrás elegir el lirio perfecto para cada ocasión.

El significado histórico de los lirios

Hay muchos tipos de lirios en el mundo. El motivo es que esta flor procede de varios rincones, en concreto de zonas de Europa, Asia y América del Norte. A lo largo de la historia, muchas culturas han venerado y admirado la flor del lirio. Su belleza y fragancia ha cautivado a muchos durante generaciones. 

La mitología griega acoge una de las historias más antiguas donde aparecen los lirios. Se dice que la flor había surgido de la diosa Hera tras el nacimiento de Hércules. El Lirio también se menciona en la Biblia y es un símbolo de la Virgen María. También se dice que, tras el fallecimiento de Cristo, unos lirios florecieron en el lugar donde habían caído unas gotas de la sangre de su cuerpo. Esta historia, así como otras procedentes del Antiguo y Nuevo Testamento, son la causa de que los lirios se asocien a la muerte y al martirio de los santos.

Durante la segunda mitad del siglo XIX, varias especies de lirios se popularizaron en la cultura occidental. Durante este período, los exploradores de plantas viajaron por el mundo en búsqueda de flores exóticas. Encontraron una gran variedad de especies en China, lo que acabó conduciendo a una hibridación extensiva. Una vez se popularizó la hibridación de los lirios, estos empezaron a encontrarse a menudo en la naturaleza y la sociedad.

Antiguamente, los lirios se utilizaban con propósitos medicinales, a menudo para tratar la fiebre. Aunque no está probada su efectividad médica, siempre pueden alegrar un día triste con sus pétalos brillantes y llenos de vitalidad. Hoy en día, los lirios son una de las flores más populares del mundo, adoradas por su belleza imperecedera.

Dónde y cuándo plantar lirios

Puedes plantarlos en primavera, sin embargo, siempre es recomendable adelantarse y plantarlos durante el otoño. De este modo, las flores pueden formar una buena base que dure todo el verano. Sin embargo, en las zonas de inviernos muy fríos es mejor que los plantes durante la primavera.

En el momento de elegir un lugar adecuado para tus lirios, deberías buscar una zona muy expuesta al sol. Por otra parte, también es importante que la tierra drene con facilidad. De este modo, el agua podrá evaporarse con facilidad después de haber aportado los nutrientes necesarios, evitando de este modo dañar las raíces. Si no tienes claro el tipo de tierra que tienes, también puedes plantarlos en arriates altos. Además, te recomendamos que añadas materiales orgánicos a la tierra para que tus lirios crezcan sanos. 

Cómo se cuidan los lirios

Si quieres que tus lirios tengan una salud de hierro, asegúrate de que reciben mucha luz del sol. Es importante para su crecimiento, ya que son una flor de verano. En cuanto al riego, simplemente asegúrate de que la tierra permanece ligeramente húmeda. Es el mejor modo de mantener una planta que no tolera ni demasiada sequedad ni demasiada humedad.

También te recomendamos que les añadas abono para mantenerlas felices y sanos. El abono también sirve para proteger las raíces y que el sol no las dañe. Dicen que los lirios deben estar calentitos por fuera y frescos por dentro.

En general, estas flores eternas son perfectas para espacios de jardín de cualquier tipo. No requieren muchos cuidados y florecen año tras año, por lo que no tendrás que preocuparte de plantarlas más de una vez (salvo si quieres tener aún más flores el verano siguiente). Los lirios lucen perfectos tanto en jardines como en ramos, y no pasa absolutamente nada por cortar tus lirios para preparar arreglos florales. Solo asegurate de que no cortas todo el tallo para que puedan volver a florecer al año siguiente.

¿Qué es lo que más te llama la atención de los lirios? Espero que te gusten tanto como a nosotros 🙂

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •